Tierra del Fuego

1a. etapa: llegando a la Isla
Rio Gallegos y el cruce del estrecho de Magallanes

Este es el relato en fotos de un viaje a Tierra del Fuego que hice en noviembre del 2006. El relato está dedicado a Estela, varios de cuyos afectos están ligados a la Isla.

Para comenzar fuí de un sólo tirón a Rio Gallegos en autobús. Es un viaje de 2200 km. que se hace normalmente en algo más que 30 horas. La idea inicial era ir en tren hasta Carmen de Patagones, quedarme ahí un dia sacando fotos y seguir luego en micro hasta Rio Gallegos. Pero sucede que hay muy pocos trenes y el precio del viaje es muy barato, así que para poder hacer esto hay que despabilarse y comprar los pasajes con buena anticipación. De paso, los precios y horarios del tren se pueden ver en la página de Ferrobaires.En Rio Gallegos me quedé un dia que pasé caminando por la ciudad, comprando pasajes para la etapa siguiente y visitando el museo del ferrocarril entre Rio Turbio y Rio Gallegos. Al dia siguiente seguí viaje hacia Tierra del Fuego, del otro lado del estrecho de Magallanes.
A mi modo de ver el mayor atractivo de Rio Gallegos es el museo que recuerda al último gran ramal ferroviario que se construyó en el país que fue el de Rio Gallegos a Rio Turbio.  

El ramal, que ya no presta servicios, fue inaugurado en 1951 y conecta la ciudad de Rio Turbio, cerca de la frontera con Chile, con Rio Gallegos a lo largo de 258 km. en dirección oeste - este.

La traza del ferrocarril se ve en la línea negra en el mapa de abajo.
La finalidad del ferrocarril era la de transportar el carbón que se extrae en Rio Turbio hasta Rio Gallegos. Ahí era embarcado rumbo a Buenos Aires para ser utilizado en la producción de electricidad. Ahora eso ya no se hace más y leí por ahí que se va a construir una usina en Rio Turbio para hacer electricidad ahí mismo.

En la ria de Gallegos aún se puede ver la dársena de embarque de carbón:
 

Para este ferrocarril fueron compradas unas magníficas locomotoras a vapor fabricadas en 1956 por Mitsubishi en Japón, por encargo de las fuerzas norteamericanas de ocupación.

Una de estas locomotoras, que se alimentaban con el carbón de Rio Turbio, ha sido muy bien restaurada y se puede ver en el museo del ferrocarril de Rio Gallegos. Una documentada historia del ramal se puede ver en este documento de la revista
MDT-TRENES.

Aparte del museo, Rio Gallegos no tiene grandes atractivos. La catedral, hecha de madera forrada en chapa de hierro como muchas otras construcciones de la patagonia austral, llama la atención por su reducido tamaño para una ciudad como Rio Gallegos.

Ahora me parece que va a ser difícil poder hacer algo más majestuoso, in'shallah.
La torre octogonal y el techo a tres aguas en el ángulo entre la nave y el crucero son bonitos. La construcción hace recordar, aunque en más pequeño, la de la catedral de Castro, en la isla de Chiloé. Quizás haya una explicación, por ejemplo que los misioneros pertenecieran a la misma orden, pero yo no la sé.

Al dia siguiente, bien temprano, seguí viaje a Tierra del Fuego, en micro. Dado que ambas márgenes del estrecho de Magallanes son territorio chileno se debe atravesar una frontera antes de llegar al puerto donde se inicia el cruce.

Se cruza por un lugar, conocido como la "Primera Angostura", donde el ancho es de sólo 3 km. Esto se ve mejor en el mapa de aquí abajo, que cubre todo el viaje que relato en estas páginas:

Este es el faro de Punta Delgada, construído en 1898. Aquí el micro aborda el ferry y se inicia la travesía.
 

El cruce dura alrededor de una hora durante la que se puede tomar aire y visitar el ferry. ¡Hasta me hice invitar a visitar la sala de máquinas!.

A simple vista el estrecho parece ser correntoso y durante todo el viaje nos acompañaron varias toninas y alguna foca curiosa.

El paisaje a ambos lados del estrecho es bastante igualmente llano y árido.
 

... desembarcamos ...
 

... y seguimos viaje rumbo a Rio Grande.

Más o menos a mitad de camino entre el cruce del estrecho y Rio Grande se ingresa en el sector argentino de la isla. Para eso cruzamos un nuevo puesto de frontera, bastante estridente, y ahí estamos, de nuevo en Argentina.

El resto del viaje tuvo lugar en tres etapas: un par de dias en Tolhuin, en la punta este del lago Fagnano, donde los castores "mejoran" el paisaje sin descanso y donde se encuentra una panadería que se parece a una madre. Luego unos dias de acampe en el Parque Nacional de Tierra del Fuego donde el lago Roca desagua en la bahía de Lapataia y donde se termina la ruta 3. Por fin, unos dias en Ushuaia donde visité el antiguo penal del fin del mundo e hice un paseo embarcado por el canal de Beagle.

Si quiere acompañarme por el resto del viaje cliquee en los enlaces de aquí abajo:


Si desea ir (o regresar) a la página principal de mis relatos de viajes, este link es su oportunidad: http://www.ajmaffeo.com.ar/