Cuando éramos estudiantes en el renombrado Colegio Industrial nº 7, digo renombrado porque desde entonces le cambiaron el nombre, en la jerga del colegio la "Válvula 80" era una metáfora popular entre los estudiantes de electrónica. En aquellas épocas de radios a válvulas, donde ninguno de nosotros había aún visto un transistor, la válvula 80 ya era sinónimo de algo venerable, irremediablemente anticuado.

Ahora que la economía real está metida en el pantano al que la condujo la industria de las finanzas, intentamos escuchar las mejores voces que nos ayuden a entender lo que nos espera y la de Paul Volcker es una de ellas. Por eso es que tradujimos el reportaje que le hizo The Wall Street Journal y que publicó el 13 de diciembre de 2009. Que lo disfruten.

Paul Volcker: Piensen con más audacia

El ex presidente de la Fed dice que las propuestas de la conferencia distan mucho de estar a la altura de lo que debe ser realizado

¿La innovación financiera contribuye al crecimiento económico?

Esto se constituyó en el tema un animado debate en la Iniciativa para el Futuro de las Finanzas luego de que el ex presidente del Consejo de la Reserva Federal Paul Volcker castigara al grupo, mayoritariamente del sector privado, por la timidez de sus propuestas y dijo que la única innovación financiera que le parece que haya representado una mejora para la sociedad es el cajero automático.

Los siguientes son extractos editados de la discusión del Sr. Volcker con Allan Murray, del Wall Street Journal:


ALAN MURRAY: Sr. Volcker, usted oyó los informes de estos cuatro grupos y oyó también las prioridades sobre las que coincidieron. Nos gustaría mucho escuchar sus respuestas.

PAUL VOLCKER: Bueno, usted no va a estar muy dichoso con mi respuesta. Escuché aquí muchísimos puntos con los que yo coincido en parte, pero mi impresión de conjunto es que ustedes están lejos de responder con la necesaria fuerza o con cambios estructurales a la crisis que hemos tenido.

Si estamos de acuerdo en que debilidades financieras nos colocaron al borde de una gran depresión que habría terminado con su medio de subsistencia y destruído una gran parte de la economía mundial, entonces permítame explicarme.

En sus conclusiones, ejecutivos de servicios financieros mostraron sensibilidad cultural y liderazgo responsable. Ahora bien, yo he estado cerca de los mercados financieros durante 60 años, ¿y a cuantos líderes financieros responsables escuchamos hablar en contra de las enormes remuneraciones?

Todos los dias escucho líderes financieros diciendo que ellos son necesarios y deseables, que son maravillosos y que hacen la tarea de Dios. ¿Hubo algún líder financiero que saliera a decir que quizás esto es excesivo y que quizás nosotros deberíamos reunirnos privadamente para pensar sobre un poco de moderación?

 

Oigo hablar de esas maravillosas innovaciones en los mercados financieros, los que seguramente necesitan de mucha innovación. Le puedo hablar de dos de ellas, credit default swaps y collateralized debt obligations(*), que nos llevaron derecho al borde del desastre. ¿Eran esas las maravillosas creaciones de las que queremos crear más?

Ustedes quisieran que los directorios sean informados sobre esos nuevos productos innovadores y que ellos los comprendan, pero yo no sé de qué directorios me hablan. Yo he formado parte de directorios, y las probabilidades de que ellos vayan a comprender esos productos que ustedes están poniendo en circulación o que ustedes estarán tratando de explicarles, son francamente nulas.

Lo que quiero decir es: despiértense señores. Sólo puedo decir que su respuesta es inadecuada. Quisiera que alguien me diera un atisbo de evidencia no interesada sobre la relación entre las recientes innovaciones financieras y el crecimiento de la economía, sólo un atisbo de información. Esto me tiene un poco perplejo.

SR. MURRAY: Estamos contentos de tenerlo con nosotros. Usted está aquí para que lo confundamos.

¿Son beneficiosas las innovaciones?

Sr. Volcker: Hace unos pocos años me encontraba en una conferencia de gente de negocios, no de las finanzas, y estaba hablando un joven y enérgico banquero de inversión de Londres, que explicaba a todos esos ejecutivos de mayor edad cómo sus empresas se transformarían en polvo si no entendían el goce de la innovación financiera y de la ingeniería financiera y que más valía que las adoptaran.

Mientras escuchaba esto, me dí cuenta de que estaba sentado al lado de uno de los inventores de la ingeniería financiera. No nos conocíamos pero yo sabía quién era y que había ganado un premio Nobel, y entonces lo toqué con el codo y le pregunté qué es lo que hace la ingeniería financiera en favor de la economía y de la productividad.

Para mi sorpresa, él se inclinó hacia mí y dijo, susurrando, que no hacía nada. Y esto venía de parte de un líder en el mundo de la ingeniería financiera. Le pregunté entonces para qué servía, y me dijo que giraba alrededor de las rentas en el sistema financiero y que, además, es un gran entretenimiento intelectual.

Ahora no tengo dudas de que tiene que ver con las rentas en el sistema financiero pero no solo esto, ya que parece haberlas incrementado en grande.

¿Cómo puedo yo responder a un congresista que pregunta si el sector financiero en los Estados Unidos es tan importante como para generar 40% de todas las ganancias del país, 40% después de todas las bonificaciones y los sueldos? ¿Es realmente un resultado auténtico del sector financiero lo que elevó súbitamente su valor agregado en la década pasada desde el 2,5% del PBI al 6,5%? ¿Es esto resultado de toda su innovación financiera o es sólo un reflejo de cuánto pagan? ¿Qué me dicen del efecto de los incentivos sobre todos nuestros mejores jóvenes talentos en los Estados Unidos?

En Gran Bretaña me encontraba justamente hablando a una empresa de alta tecnología sobre el inmenso atractivo de dedicarse a las finanzas mientras que tanto Gran Bretaña como los Estados Unidos sufren de una incapacidad básica para producir bienes de modo competitivo, para mantenerse al dia con la nueva economía. ¿Es este un resultado de la innovación financiera sobre el que deberíamos estar realmente preocupados?

Pensemos en cuales son los cambios estructurales que se necesitan para la producción, que es el corazón del problema, sobre el "demasiado grande para quebrar", sobre el riesgo moral y el resto. Yo estoy de acuerdo con muchas de sus sugerencias individuales pero no hubo sugerencias en el área del riesgo moral. Se sugirió mejorar la reglamentación, lo que podría ser útil, pero llegados al punto en que estamos, sería mejor que ustedes hablen de cambios estructurales más serios.

Yo hice una sabihonda observación en el sentido que la innovación financiera más importante que vi en los últimos 20 años es el cajero automático. Eso realmente ayuda a la gente, evita las visitas a los bancos y es una real comodidad.

¿Cuantas otras innovaciones ustedes conocen que hayan sido tan importantes para la gente como el cajero automático, que de hecho es más una innovación mecánica que financiera?

Responde un banquero

SR. MURRAY: El tema de la innnovación financiera es aquel sobre el que usted más enfatiza y dijo que la innovación financiera está ligada al crecimiento económico, lo que está siendo puesto en duda por el Sr. Volcker. Eraj Shirvani [director ejecutivo de Crédit Suisse en la división de banca de inversión], ¿desearía hacerse cargo de este tema?

ERAJ SHIRVANI: Nunca es divertido discrepar con Paul Volcker, pero quizás yo podría plantear una pregunta para clarificar la cuestión.

¿Entonces su hipótesis es que los ni los bonos corporativos ni el mercado de securitización, ninguna de estas innovaciones financieras hizo nada para ayudar a la economía? Lo que me resulta chocante es la cantidad de personas en esta sala que han sido arquitectos de la economía tal como es hoy, que ahora opinan que, súbitamente, todo aquello sobre lo que han venido trabajando en los últimos 30 años es malo y que el péndulo ha ido demasiado lejos.

Me preocupa cuando se dice que nada bueno puede venir de la innovación. ¿Hubo excesos? Claro que sí. ¿Hubo productos no apropiados? Por supuesto. ¿Hay inversores que deberían ser considerados responsables por haber comprado cosas que no comprendían? También. Sin embargo esto no autoriza a concluir que la innovación es dañina.

Innovar sí, pero ...

SR. VOLCKER: No creo haber dicho que la innovación es algo malo en sí. Lo que dije es que he hallado muy pocas evidencias de que las enormes cantidades de innovación en los mercados financieros durante los últimos años hayan tenido efectos visibles sobre la economía. A lo mejor ustedes me pueden mostrar que estoy equivocado. Todo lo que sé es que la economía crecía de modo muy satisfactorio en los años 50 y 60 sin todas esas innovaciones. De hecho en los 80 todo iba bastante bien sin credit-default swaps, sin securitización y sin collateralized debt obligations(*).

No sé si sucedió algo que, súbitamente, hizo que todas esas innovaciones fueran esenciales para el crecimiento. De hecho entonces teníamos un crecimiento más rápido y en particular no pusimos la entera economía en riesgo de colapsar. Es esta la principal preocupación que creo que todos nosotros debemos tener.

Es realmente cierto que la economía mundial estuvo al borde de una gran depresión que fué sumamente agravada por problemas financieros. Por lo tanto estamos frente a un problema bastante fundamental que requiere nuestro mejor raciocinio y, si es necesario, innovación estructural. No deseo impedir a todos ustedes que innoven, pero háganlo dentro de una estructura que no ponga en riesgo a toda la economía mundial.

SR. SHIRVANI: Yo sugeriría que algunas de las cosas que nos llevaron al punto en que hoy estamos no eran de ninguna manera productos innovativos. Se trataba de financiar valores no líquidos a largo plazo en mercados de caución de corto plazo, lo que es muy antiguo y aburrido. Esas eran las securitizaciones de hipotecas y otras cosas que yo supongo que usted aprobaría, de modo que no estoy seguro de que lo que estaba en el centro de lo que ocurrió fueran innovaciones. ¿Pero fueron ellas potencialmente un poco dañinas? En algunos casos, sí. Yo creo que debemos ser muy cuidadosos en asegurar la protección de algunas partes que son buenas y que en este proceso donde estamos tratando de limpiarnos, no terminemos tirando al bebé junto con el agua del baño.

Un marco para el futuro

SR. VOLCKER: Permítanme sugerir el camino que yo seguiría al respecto. En este sentido no estoy solo y, de hecho, creo que al final seré el ganador.

Para empezar, convengamos en que tenemos un problema con el riesgo moral. No creo que exista ninguna respuesta perfecta para tratar esto pero yo sugeriría que podemos acercarnos a una respuesta reconociendo que algunos elementos de las finanzas siempre fueron riesgosos y esto es particularmente cierto en el caso del sistema de banca comercial.

Pienso que necesitamos al sistema de bancos comerciales no solo por los cajeros automáticos. Los bancos comerciales siguen formando parte del corazón del sistema.

En una crisis todos vuelven corriendo hacia los bancos comerciales. Ellos son los que, después de todo, operan el sistema de pagos. No se concibe esta economía global sin que los bancos comerciales operen un eficiente sistema de pagos, tanto global como nacional. Ellos proveen un sistema de depósitos para individuos y empresas y también son importantes proveedores de crédito para empresas pequeñas y medianas pero también respaldan a la mayoría de los grandes tomadores de crédito. El mercado de deuda comercial depende totalmente de los bancos comerciales. Ellos son una institución financiera esencial que históricamente ha sido protegida. Por un lado ha sido protegida y por otro, reglamentada.

Creo que esta base va a permanecer. La gente va a considerar que es importante, que se necesita reglamentación y, in extremis, protección: seguro de depósitos, prestamista de última instancia, etcétera.

Pienso que es ajeno a esta función el constituir fondos de riesgo, fondos comunes de inversión y el comercio de materias primas y de valores, junto con un montón de otras cosas; que son secundarias respecto de las responsabilidades directas hacia prestamistas, tomadores de crédito, depositantes y todo el resto.

Estas actividades no tienen nada de malo pero dejémoslas en manos de ustedes, gente no bancaria. Ustedes pueden proveer fluidez y flexibilidad a los mercados. Si ustedes quiebran, entonces quebrarán y yo no los ayudaré, y sus accionistas se irán y sus acreedores enfrentarán sus riesgos y así es como debe ser.

¿Porqué doy esta opinión con tanta ligereza? Necesitamos un nuevo dispositivo institucional que creo que goza de mucho soporte. Necesitamos una institución liquidadora. ¿Para qué puede servir esta institución liquidadora? Si uno de ustedes quiebra y presenta riesgo sistémico, entonces la institución entra en acción, lo toma a usted a su cargo y lo liquida o lo fusiona, pero no lo salva. Debería ser una suerte de cruz de hierro (?).

(*) N. del T.: "Credit default swaps" significa seguros de incobrabilidad de créditos. "Collateralized debt obligations" significa títulos de deuda garantizada. Pero preferí dejarlos sin traducir porque creo que son mejor (y trágicamente) conocidos por su nombre en inglés.



Interesante, ¿no? El artículo tiene claramente dos partes: la primera donde se debate la cuestión. Ahí Volcker logra inducir algo de regocijo perverso en el lector, denigrando a los poderosos banqueros. La segunda parte, el último bloque, es un discurso de poder donde Volcker parece decir a su público que tomen sus lápices y que anoten lo que van a hacer.

Solamente que me parece que lo que dice que hay que hacer se resume casi a restablecer la "Glass-Steagall Act" que era un dispositivo inventado después de la Gran Recesión de 1929 para reglamentar las operaciones de los bancos comerciales y separarlos de la banca de negocios. ¿Estoy en lo cierto, o hay algo más?

Ah! me olvidaba, cuando la válvula 80 salió al mercado, Paul Volcker ya tenía edad para andar en bicicleta sin rueditas. Lo que pasa es que, con esos sueldos, a los financieros se les hace difícil atraer a los mejores.

- Enlace al art√≠culo original en inglés
- Vuelta a la página principal del sitio de ajmaffeo