Si usted vive en la provincia de Buenos Aires y desea que su voto valga más, múdese a Pinamar o, mejor aún, a Trenque Lauquen. Vea porqué:


¡Votan las vacas!

Por Moi-même

 

Hace un tiempo, durante el debate sobre el revalúo de las tierras agrícolas en la provincia de Buenos Aires, Hugo Castro Pueyrredón publicó un artículo que planteaba, entre otras cosas, una cuestión de la que se habla poco y nada, así que me pareció interesante mirarla de cerca.
La historia es así:

La ley electoral divide la provincia de Buenos Aires en ocho circunscripciones electorales y especifica que en cada una de ellas se elige una cierta cantidad de diputados y de senadores.
Ahora bien, cuando uno mira la relación entre la población y la cantidad de representantes de cada circunscripción, descubre que las circunscripciones más pobladas eligen proporcionalmente menos representantes.

Mirando un poco mejor, se ve que hay dos circunscripciones, la 1ª y la 3ª que corresponden al conurbano de la ciudad de Buenos Aires con unos 11 millones de habitantes que eligen 33 diputados, mientras que las seis circunscripciones restantes que tienen en conjunto unos 4 millones de habitantes, eligen ... 59 diputados.
Es decir que, en cifras redondas, 70% de los habitantes de la provincia residentes en el Gran Buenos Aires eligen solamente 35% de los diputados y el 30% de los habitantes que viven en el resto de la provincia eligen el 65% de los diputados.

Así, mientras que en el partido de Merlo se necesitan en promedio unos 250 mil votos para "hacer" un diputado, en Junín basta con unos 34 mil votos para la misma tarea.

Es decir que el provocativo título del artículo de Castro Pueyrredón, de recomendable lectura, está muy bien justificado.

Este gráfico está elaborado a partir de datos del Censo Nacional 2010, de la página de la Junta Provincial Electoral de la Provincia de Buenos Aires y de la Ley Electoral de la Provincia de Buenos Aires (descargar PDF).